lunes, 24 de octubre de 2011

Creando el escenario de "La Batalla de los Cinco Ejércitos" V

En este post explicaré cómo creé la vegetación para el escenario.

Para este escenario era obvio pensar que la vegetación existente debía ser escasa y yerma, no por casualidad se le llamaba a esta región "la Desolación de Smaug". Así que me decidí por un tipo de vegetación seca y amarillenta.

En primer lugar me hice con unos manojos de esparto, que se pueden adquirir facilmente en cualquier almacén de materiales de construcción e incluso en el bazar de la esquina. También compré serrín de varios tipos y tamaños y, tras realizar algunas pruebas, llegué a la conclusión de que el serín fino no iba nada bien (el que se usa para limpiar el suelo de vómitos y caquitas de animales).

Comencé con los "matojos", cortando el esparto en pequeños manojos de varios tamaños y medidas. Éstos se colocan en el escenario practicando unos agujeros en el suelo con un palillo o el palo de un pincel (dependiendo del tamaño del matojo). Luego se mete cola blanca en el agujero y se introduce el manojo con cuidado, ayudándose con algún palillo u objeto puntiagudo hasta que todas las briznas de paja queden dentro.

Se trata de un trabajo simple pero laborioso y aburrido, donde resulta fácil cansarse. Por tanto, hay que estar atentos y no escatimar en poner muchos por todo el escenario, ya que cuantos más pongáis más realista será, aunque hay que tener en cuenta que luego los ejércitos deberán poder desplazarse por él con relativa facilidad. Como siempre, todo en su justa medida.

Una vez terminado con los matojos, pasaremos a "plantar" la hierba seca en el suelo. Aplicamos el famoso mejunje mágico de cola y agua a partes iguales con una brocha o pincel grueso en las zonas donde queramos que haya vegetación. Hay que ser generosos, ya que el serrín no pega fácilmente si no se "empapa" de cola.

Para que el color no fuera tan amarillento, le añadí una pequeña proporción de especias verdes molidas (el orégano va muy bien), de esas que venden en frascos en el supermercado. En la zona cercana al río aumenté la proporción para darle un tono más verdoso y natural por la cercanía con el agua.

El aspecto final tras estos sencillos pasos fue el siguiente:







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada